Blogia
Utena

Príncipe

Príncipe Ante la princesa apareció un príncipe viajero...
...montado sobre un caballo blanco.
Él tenía aires majestuosos y una amable sonrisa.
El príncipe envolvió a la princesa en un perfumado abrazo de aroma de rosas...
...y con cuidado limpió las lágrimas de sus ojos.


En el texto de introducción al anime, los sueños vienen representados por el príncipe viajero salvador, montado sobre un corcel níveo. El anime plantea un cuestionamiento muy duro al representar, más tarde, al peor enemigo de la protagonista como también el príncipe de sus sueños. En un capítulo, aparecerá sobre el caballo y la salvará.

Ese momento, muy relacionado con la crisis de ideales que sufre todo adolescente, aunque bellamente representado, al espectador -que conoce el verdadero signo de príncipe- le desagrada. Plantea así una buena pregunta: ¿qué sueños tenemos?, ¿son adecuados?, ¿idealizamos alguna vez símbolos desagradables de forma inconsciente?

También surge otra duda: ¿puede representarnos a todos (o todas) el mismo sueño?

Y otra más: ¿no es machista el hecho de que sólo se sueñe con el príncipe y no con otros ideales?, ¿y si soñase con una mujer tampoco sería un poco estúpido?, ¿por qué abdicar en la fuerza de otra persona nuestro propio futuro?, ¿el sueño del príncipe significa una abdicación?, ¿depende la felicidad del otro?, ¿hasta qué punto?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres